shifting-gears

Como eterna estudiante de “Liderazgo”, siempre he sido una esponja cuando se trata de absorber la sabiduría de líderes inspiradores, como Mary Kay Ash.  Cuando pienso en lo aprendido de muchas personas exitosas, en cómo elevaron los horizontes y alcanzaron objetivos más ambiciosos, observo que todos coinciden en la necesidad de “concretar el cambio” y el poder que ello otorga. He oído esta frase con frecuencia, sin embargo son muy pocos los que realmente explican  de qué modo exactamente “concretan el cambio”, lo que me llevó a pensar en esto de los cambios. Y llegué a la conclusión de que los cambios de los automóviles ofrecen una buena analogía de la vida:

P = (del inglés Park), indicado para estacionar. Sirve para trabar la transmisión y las ruedas.

Por más que estemos motivados y activos, todos necesitamos estacionar a veces. Si no paramos y descansamos, nos quedamos sin combustible. Lo importante es no permanecer siempre estacionados, encerrados en un lugar o en un modo de pensar, o atrapados en costumbres que nos impidan avanzar. Mary Kay Ash lo explicó perfectamente: “Nadie sigue a un coche estacionado”.

R = (del inglés Reverse), o marcha atrás. Sirve para impulsar el auto hacia atrás.

Como es natural, todos necesitamos dar marcha atrás de vez en cuando. Del mismo modo que la marcha atrás del auto nos ayuda a entrar o salir del lugar que queremos, a veces mirar atrás o retroceder nos ayuda a prepararnos mejor para avanzar después con éxito. Lo importante es no quedarse atrapados en la marcha atrás, es decir, en el pasado. “El pasado es un lugar de referencia, no de residencia”. Esta es una de mis citas favoridas.

N = Neutral. Sirve para destrabar la transmisión y las ruedas traseras, lo que permite al auto circular libremente, aunque sin poder llegar a ningún lado impulsado por sus propios medios.

Creo que todos hemos atravesado rachas o situaciones que nos han tenido muy ocupados, trabajando mucho pero con la sensación de no ir a ningún lado. Neutral significa básicamente “sin ninguna marcha”, y cuando eso sucede en la vida puede ser porque estamos permitiendo que los demás controlen nuestro destino, lo que nos lleva a:

D = (del inglés Drive), que sirve para impulsar el auto hacia delante a través del control de la transmisión; la transmisión es libre de seleccionar por sí misma la marcha que desea.

El impulso en la vida consiste en perseguir nuestra pasión y nuestros objetivos, en decidir con deliberación dónde y cómo invertir nuestro tiempo y nuestra energía.

Y recuerden,  este “impulso” no significa  circular siempre por el carril rápido, todos necesitamos elegir una velocidad acorde a dónde nos encontremos, dónde vayamos, las condiciones de la carretera, etc. Y sí, va a haber tráfico, baches y desvíos en la vida que probablemente nos retrasen, por no hablar de esos malos conductores que veces se meten en nuestro carril sin previa indicación. Lo importante es no perder la concentración y, como nos recuerdan siempre las señales de tráfico, no distraerse.

Así que para comenzar el Año Nuevo, metamos la marcha y pisemos el acelerador porque 2018 va a ser un año ¡MARAVILLOSO!

Mis mejores deseos de éxito para todos ustedes,

Sheryl

Únete a la discusión

*
* Tu dirección de email no será publicada
*
Nota del editor: Limite sus comentarios a la publicación específica. Nos reservamos el derecho a omitir cualquier respuesta que no esté relacionada con el artículo o que pueda considerarse ofensiva.