thumbnail-women-lead

En calidad de miembro activo de la Liga Júnior de Dallas e integrante de la familia de Mary Kay, el programa LEAD de becas para mujeres (Aprender, Destacarse, Lograr, Soñar: LEAD, por sus siglas en inglés) de Mary Kay siempre ha sido una de mis pasiones. Este año he tenido la oportunidad de desempeñarme como directora del proyecto del Comité del Programa de Becas, lo que me ha permitido sumergirme en el programa de manera más integral.

El programa LEAD de becas para mujeres de May Kay comenzó en 2013, a modo de colaboración entre Mary Kay y la Liga Júnior de Dallas, para apoyar los sueños educativos de futuras líderes de la comunidad de Dallas. Desde los inicios del programa ya son 16 las jóvenes que han recibido su ayuda positiva, y tras el Concurso de Oratoria y la Ceremonia de Entrega de Premios celebrados el 22 de marzo de 2018, hemos añadido con orgullo otras 10 estudiantes a la lista.

jldlead18246-headshot

Mi comité y yo trabajamos intensamente todo el año con chicas de educación secundaria en los tres colegios ISD de Dallas que son socios nuestros en esta andadura: Emmet J. Conrad High School, Thomas Jefferson High School y South Oak Cliff High School. Después de organizar tres talleres de preparación de solicitudes en cada uno de los colegios, un largo proceso de revisión de solicitudes y selección y dos talleres de preparación de discursos que tuvieron lugar en las instalaciones escolares, seleccionamos 10 finalistas para competir por la posibilidad de ganar becas de diversos niveles, hasta de 15.000 dólares, con un total de 40.000 dólares distribuidos en 2018. 

jldlead18252headshot

Este año, Kirsten Gappelberg, directora responsabilidad social corporativa, cuya labor ha sido decisiva desde los inicios del programa, recomendó que todas las estudiantes de la ronda final recibieran un premio consistente en una beca de al menos 1.000 dólares, a fin de que nadie se fuera con las manos vacías. Además, tuvimos el honor de que Julia A. Simon, jefa ejecutiva jurídica y secretaria corporativa de Mary Kay, fuera una de los tres jueces.


Todas nuestras finalistas han tenido que superar circunstancias muy difíciles, algunas han perdido a sus padres, o hermanos, otras han estado sometidas a situaciones de violencia o consumo de drogas en sus hogares y todas necesitan en gran medida ayuda económica. Lal Lawmi, ganadora en primera posición, nació en un campo de refugiados. Perdió a sus dos hermanos más pequeños y a su padre, que fueron víctimas de enfermedades en el campo de refugiados por falta de tratamiento médico. También ella tuvo problemas de salud, pero cuando la Naciones Unidas concedió a su familia el ingreso a Estados Unidos supo aprovechar todas las oportunidades que se le presentaron.  A pesar que hace sólo cuatro años que aprendió a hablar inglés, ha llegado a ser la quinta de su clase y el próximo otoño ingresará en la Universidad de Texas, en Austin. Sueña con estudiar medicina para ayudar a las personas necesitadas de su país natal. Esta joven, así como sus compañeras finalistas, son excepcionales, una verdadera inspiración para la comunidad, y esto es precisamente lo que define la misión de Mary Kay: enriquecer la vida de las mujeres y, en este caso, ayudar y elevar a jóvenes brillantes y motivadas para que desarrollen todo su potencial, sean cual sean sus orígenes.

Muchas gracias a Julia A. Simon, Kirsten Gappelberg, Seila Jenkins y a sus equipos por todo el apoyo y la orientación ofrecida para lograr entre todos que este haya el sido uno de los mejores años del programa LEAD de becas para mujeres.

jldlead18214-banner-2