Compassion

La primera impresión que me formé respecto a Mary Kay Ash fue antes de conocerla y de trabajar en la empresa. Hace veinticinco años, me encontraba en el hall de recursos humanos esperando a que me llamaran para realizar mi primera entrevista de trabajo con la directora corporativa de recursos humanos de Mary Kay (mi futura jefa), pero la cita se había demorado. Una secretaria me explicó que la directora estaba al teléfono con Mary Kay Ash. Había leído en The Dallas Morning News que una empleada de Mary Kay sufrió lesiones en un accidente automovilístico y llamó personalmente para saber quién era e interesarse por su estado. En ese momento supe que quería trabajar en esta empresa, una empresa cuya fundadora mostraba compasión priorizando siempre a las personas. En casi todas las empresas, P&L (del inglés profit and loss) significa ganancias y pérdidas, pero seguramente ya saben que en Mary Kay también significa personas y amor. 

Conocí a Mary Kay Ash unas dos semanas después. Recuerdo que me tomó la mano y hablamos de la próxima orientación que iba a recibir como nueva empleada. Me pidió que al finalizar la orientación la llamara para decirle si había algo que podríamos hacer de otra manera, algo distinto que nos ayudara a mejorar.  Y lo decía de verdad. Nada era más importante para ella que el bienestar de las empleadas de Mary Kay y de su equipo de ventas independiente. Tuve la gran oportunidad de reunirme con Mary Kay Ash en varias ocasiones y más de dos décadas después siento el inmenso orgullo de desempeñarme como directora de personal de Mary Kay. Creo, por experiencia, que todos podemos aprender lecciones muy valiosas de Mary Kay Ash sobre la compasión.

432309-mka-library-s4-005-pinkified_TIF

En Mary Kay, la regla de oro que consiste en tratar a los demás como nos gustaría que nos tratasen a nosotros es uno de los valores fundamentales de nuestra cultura corporativa, al igual que el espíritu “Go-Give” de compartir y ayudar a los demás. Soy parte integrante del Comité de Cultura Corporativa desde que se creó, en 1998. El comité se dedica a conservar la cultura y los valores que estableció nuestra fundadora. Mary Kay Ash dijo en cierta ocasión: “Cuando conozco a alguien, sea hombre o mujer, me lo imagino llevando un cartel invisible que dice “hazme sentir importante”. El valor que tiene esto es una de las lecciones más importantes que he aprendido en lo referente al trato con las personas”.

Unos de nuestros valores fundamentales, además de ser el hilo que teje toda la cultura corporativa de Mary Kay, es la compasión. En mis veinticinco años de trayectoria con Mary Kay he aprendido que lo más importante de esta empresa es tener corazón y ser compasivos.