Presentation1_201808201634

Hace veinticinco años me fui a vivir a Rusia y sólo había sacado billete de ida. Fue así como emprendí una aventura extraordinaria que me llevó a Mary Kay y a vivir una vida muy distinta a la que había imaginado. Las palabras de mi madre en aquel tiempo, cuando no tenía trabajo ni planes concretos, fueron “la suerte es un encuentro entre la preparación y la oportunidad”.  Si bien es cierto que no podemos controlar la suerte, lo que sí podemos hacer es prepararnos para aprovechar todas las oportunidades que se nos presenten en la vida.  Para ello es necesario adoptar la actitud adecuada y estar dispuestos a esforzarnos mucho. Todos sabemos que las cosas no siempre salen como queremos. Es aquí donde entra en juego la DETERMINACIÓN.  Como dijo nuestra fundadora, Mary Kay Ash, “las personas de éxito no son más que personas comunes y corrientes con una determinación extraordinaria”.

Yo tenía determinación.

mary-kay-MKA-100th-BDay-milestone-post1-album-B-fb-ig

Me propuse estar preparada, abierta a nuevas oportunidades, dispuesta a cambiar de planes y ser lo bastante aguda para reconocer las grandes oportunidades.  Es cuestión de coraje y determinación: tener valor, disposición y fortaleza de carácter para no cejar en el empeño, pase lo que pase.

Entonces se me presentó la gran oportunidad de trabajar en Mary Kay.

Comencé mi carrera en Mary Kay en cuanto se abrió el mercado de Rusia. Fui la tercera empleada del mercado y por entonces sólo me pagaban en productos… sin embargo, supe ver la oportunidad que aquello representaba. Fueron el esfuerzo, la pasión y la determinación de tener éxito lo que marcó mi trayectoria hasta desempeñar mi cargo actual de Presidenta de la Región Europea. Dirigí los primeros equipos de Mary Kay Ucrania, Mary Kay Kazajistán y Mary Kay Polonia, todos ellos mercados exitosos de Mary Kay en la actualidad. Simultáneamente al desarrollo de mercados, asumí mayores responsabilidades en la gestión de países, incluidos la República Checa y Eslovaquia. En 2002, me nombraron Presidenta de la Región Europea y me hice cargo de la gestión de otros países y su posterior apertura de mercado. Mi trayectoria, como la de tantas personas, ha estado marcada por una sucesión de logros y dificultades, pero no los cambiaría por nada.

Otra célebre cita de Mary Kay Ash es: “Hay tres clases de personas en el mundo: las que consiguen que las cosas sucedan, las que observan cómo suceden las cosas y las que se preguntan qué ha sucedido. Todos podemos elegir. Todos podemos decidir qué clase de persona queremos ser”.

Son palabras sencillas pero muy poderosas. En Mary Kay todos somos de los que consiguen que las cosas sucedan, y no sólo que sucedan sino que además sean positivas. Hacemos planes, nos esforzamos y aun cuando no logramos cumplir los objetivos, nos fijamos otros nuevos. Y seguimos soñando y luchando y afrontando desafíos todos los días.

Como es natural, sé que todos hemos tropezado en algún momento de nuestras vidas. Es así como aprendemos y crecemos. Es parte de la vida. Pero al igual que nuestra fundadora, Mary Kay Ash, tenemos determinación, tenemos coraje. Siempre hemos tenido presente nuestra misión de enriquecer la vida de las mujeres y ser lo mejor que podamos ser, y así seguiremos en el futuro.

Puedo. Podemos. Somos Mary Kay.